¿Y si no me quiero especializar?

Recuperemos el espíritu renacentista

Anuncios

Los guruses -como algunos de vosotros les llamáis y como algunos se atreven a autoproclamarse- recomiendan de manera insistente que, para posicionarse, uno se especialize.
Sin embargo, desde que dejé mi trabajo en ADG-FAD, me dedico a proyectos diversos: no sólo como terapeuta, sino que también doy clases, busco y consigo subvenciones, escribo, … Y más cosas que puedo o podría hacer. O que puedo aprender a hacer.
¿Quieres casarte? ¿O celebrar una fiesta por tu 55 cumpleaños? Después de organizar el tinglado de la Nit Laus (una entrega de premios de diseño y comunicación con cerca de 700 asistentes) esto está chupado.
No sólo me dedico a proyectos diversos como fuentes distintas de ingresos, sino porque me he dado cuenta que me sienta bien la “infidelidad”. Me sienta bien tocar teclas distintas y no centrarme únicamente en algo muy concreto. Porque sino me aburro.
Así que, ¿cómo me posiciono? ¿Me hago una web para cada especialización? ¿O una sola en plan “La mujer orquesta”?

Y de este debate interno nació este blog.